La semana pasada salieron a la luz alarmantes datos sobre los centros de atención a la mujer en Navarra. Y es que los plazos entre revisiones ginecológicas para depistage de cáncer de cuello uterino están llegando a límites alarmante, se trata de un servicio ofrecido por los centros de Atención a la mujer (CAM) y que hasta la fecha contaba con el personal necesario y cumplía su función sin problema. Desde la derecha nos venden esto como un aspecto más en el que hay que apretarse el cinturón, pero resulta clave en el problema de fondo que nos enfrenta en el tema sanitario.

 

La prevención sirve ante todo para evitar enfermedades, mejorar la salud global con pequeñas intervenciones, pero es también rentable. Evitar un cáncer o tratarlo precozmente resulta mucho más barato que esperar a que se desarrolle y tratarlo agresivamente. Es una canción que repite la derecha en nuestro país con mucha frecuencia  “ la sanidad publica es muy cara” argumento tras el que se escudan para ir desmantelándola poco a poco, y no es de engañar que sea cada vez más costosa si teniendo sistemas para hacerla más eficiente estos son ignorados sistemáticamente. La situación se solucionaría con contrataciones de ginecólogos, pero también organizando mejor la atención y los CAM, ocasión que habría que aprovechar para establecer un programa de cribado universal al estilo del cáncer de mama. La prevención es necesaria, principalmente por las personas, pero también para preservar nuestro sistema sanitario.

 

Julen Berniolles Alcalde

Secretario de Bienestar y Salud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies